MARIPOSARIO DE BENALMÁDENA

Diseño del espacio y contenidos museísticos. EstudiodeDos para IMAGO DRACAENA S.L. Benalmádena (Málaga). Año 2009. Proyecto no ejecutado.

El diseño del jardín se concibió como la sucesión visual y funcional de tres áreas diferentes, que iban marcando el ritmo de la visita para el público. Se trataba de la metamorfosis espacial del jardín, pensada para producir en el público la sucesiva transformación armónica de la visita, en directa alusión a las diferentes etapas que suceden en la mariposa. La belleza del concepto del cambio y la caducidad.

ÁREA 1. El movimiento de la ORUGA
Este espacio se componía de un sistema de jardineras singulares de gran formato, en forma y distribución tal que creaban caminos laberínticos de diferentes dimensiones, venas de savia por las que el visitante podía perderse entre la vegetación para disfrutar de la mariposa sin otras referencias espaciales. El efecto se potenciaba mediante un paramento completo de superficie espejante, y un jardín vertical que crecía por encima de las jardineras.

ÁREA 2. El silencio de la CRISÁLIDA
Del área 1 se pasaba a esta zona marcada por el silencio y la invitación a la contemplación detenida que provocan las relaciones entre diferentes elementos de la naturaleza: agua, piedra y vegetales. Un pequeño estanque longitudinal con una cascada de rebose dibujaba esta franja, alrededor de la cual se generan playas de bolos blancos, bajos setos cuadrados de arbustos mediterráneos, roca negra colocada para potenciar el vacío, y el cobijo de un gran algarrobo existente en el lugar. Los comederos para las mariposas se insertaban entre la blancura a modo de sutiles abstracciones de flores gigantes.

ÁREA 3. La elevación de la MARIPOSA
La última etapa de la visita se desarrollaba a través de un pavimento de madera que se elevaba sobre el terreno trasladando al visitante entre árboles, arbustos y grandes rocas blancas artificiales sustentadas unas sobre otras en metafórico equilibrio inestable. Se producía aquí un nuevo punto de vista para la contemplación de la mariposa por el espectador, creándose ámbitos de mayor desplazamiento y otros de mayor amplitud que se asomaban sobre el conjunto del jardín.

Subir